1. iApuestas
  2. ¿Qué es el valor en las apuestas?

¿Qué es el valor en las apuestas?

En esta entrada vamos hablar del concepto de valor en las apuestas, algo que ya habrás visto que usan muchos tipsters, entre ellos los mejores, y que sino lo verás pronto, porque es uno de los conceptos fundamentales para ganar en las apuestas deportivas en el largo plazo.

 

MARGEN DE BENEFICIO DE LAS CASAS DE APUESTAS

Primero vamos hablar del margen de beneficio de las casas de apuestas. Las casas para asegurarse la rentabilidad económica, cobran una comisión del dinero apostado por los jugadores. El margen de beneficios se refleja directamente en las cuotas (mayores beneficios para la casa, menores cuotas) y es uno de los factores a considerar a la hora de seleccionar una casa de apuestas entre las distintas ofertas.

Veamos un ejemplo con las cuotas de un partido de fútbol:

Signo [1] Athletic Bilbao 2,85
Signo [X] Empate 3,10
Signo [2] Barcelona 2,20

El margen de beneficios correspondiente está dado por:

Margen de beneficios = 1/cuota [1] + 1/cuota [X] + 1/cuota [2]

En el ejemplo indicado:

Margen de beneficios = 1/2,85 + 1/3,10 + 1/2,20 = 1,128

Por cada pago en premios de 1 euro, la casa de apuestas ingresa en promedio 1,128 euros (el margen de beneficios es del 12,8%). A la inversa, por cada euro apostado, la casa de apuestas paga una media de 0,8865 euros en premios (la fracción de pago es del 88,65%).

 

CUANDO TIENE VALOR UNA APUESTA

En ocasiones interesa conocer, a partir de las cuotas ofrecidas, la probabilidad pura matemática que la casa de apuestas estima para cada resultado.

El cálculo entonces sería:

Probabilidad [1] = 1/cuota[1] • fracción de pago
Probabilidad [X] = 1/cuota[X] • fracción de pago
Probabilidad [2] = 1/cuota[2] • fracción de pago

En el ejemplo anterior:

Probabilidad [1] = 1/2,85 • 88,65% = 31,10%

Probabilidad [X] = 1/3,10 • 88,65% = 28,60%

Probabilidad [2] = 1/2,20 • 88,65% = 40,30%

La probabilidad total es del 100%, como cabía esperar. Por supuesto, las probabilidades no son estimaciones exactas, sino las suposiciones de la casa de apuestas.

 


Concepto de probabilidad
: afirmar que la casa de apuestas ofrece cuotas equivale a decir que ofrece probabilidades, puesto que las primeras son calculadas a partir de las segundas. Las probabilidades adquieren así un papel central en el mundo de las apuestas, lo que obliga al jugador a poseer unos conocimientos básicos sobre las leyes de la probabilidad. Por fortuna, basta con comprender algunos principios estadísticos muy sencillos.

Al realizar determinado experimento aleatorio un número muy elevado de veces, las frecuencias con las que se dan los distintos resultados tienden a estabilizarse. Surge así el concepto de probabilidad como la fracción de casos en los que ocurre un suceso.

Por ejemplo, la probabilidad de que salga un "cuatro" al tirar un dado es 1/6 porque al hacer un gran número de tiradas su frecuencia relativa es aproximadamente una de cada seis (el dado tiene seis caras).

El valor numérico de la probabilidad se encuentra entre cero, si el suceso es "imposible", y uno, si el suceso es "seguro". 

La esperanza de premio: en teoría de juegos, la herramienta básica es el cálculo de "promedios". Conocidas la probabilidad y el premio asociados a un suceso, la esperanza de premio viene dada por:

Esperanza de premio = Probabilidad x Premio Probabilidad

En el caso de apuestas deportivas y cuotas decimales:

Esperanza de premio = Probabilidad x Cuota 

Si la casa de apuestas realiza estimaciones muy precisas de la probabilidad de un evento, entonces la esperanza de premio es exactamente la fracción de pago. A la larga, los premios del apostante serán en promedio alrededor del 90% de la cantidad apostada, es decir, el apostante perderá cerca del 10% de su dinero. Pero determinar la probabilidad de los distintos signos de un partido de fútbol no es tan sencillo como calcular la probabilidad de que salga un "seis" al tirar un dado. El apostante con frecuencia tiene una opinión distinta sobre las probabilidades de cada signo y, si sus propias estimaciones son más precisas que las de la casa de apuestas, la rentabilidad económica puede estar a su alcance.

Signo [1] Athletic Bilbao 2,85
Signo [X] Empate 3,10
Signo [2] Barcelona 2,20

Dadas las cuotas precedentes, la casa de apuestas estima las siguientes probabilidades:

Signo [1] Athletic Bilbao 0,311
Signo [X] Empate 0,286
Signo [2] Barcelona 0,403

Si un apostante considera que las posibilidades del Barça son mayores (pongamos una probabilidad de 0,5) entonces la esperanza de premio del signo[2], en su opinión, será:

Esperanza de premio = Probabilidad x Cuota = 0,5 x 2,20 = 1,10

Puesto que la esperanza de premio es mayor que la unidad, la apuesta es rentable (en este caso la rentabilidad sería del 10%).

El "arte" de apostar no es otra cosa que el "arte" de estimar probabilidades con más exactitud que la casa de apuestas, aunque la estimación de los apostantes sea, en muchos casos, intuitiva.

 

DESVENTAJAS DEL APOSTANTE

Llegados a este punto, el jugador debe conocer que parte con dos desventajas respecto a la casa de apuestas:

- Las casas basan sus estimaciones en la opinión de expertos que poseen una gran experiencia y un profundo conocimiento de su trabajo. Dichos expertos, conocidos como "oddsmaker", emplean métodos estadísticos y analizan las circunstancias de cada partido a la hora de determinar sus probabilidades. El apostante medio, por lo general, no posee mayor capacidad de predicción que ellos.

- El margen de beneficios de la casa de apuestas actúa, en la práctica, como un margen de error. La casa de apuestas tiene asegurada la rentabilidad a largo plazo mientras sus estimaciones de las probabilidades no contengan errores relativos superiores al 10%.

- Aunque las casas de apuestas fijan las cuotas iniciales, luego es el mercado el que acaba regulando esa cuota, es decir, el conjunto de apostantes, por lo que el apostante también debe vencer a ese mercado que tiende a regular las cuotas de forma acertada.

La tarea del apostante es difícil, pero no imposible. Otros elementos juegan a su favor, aunque estos dependerán de las circunstancias y sus conocimientos de los eventos deportivos, junto con el conocimiento del mercado de apuestas en el que juega. Si un apostante o tipster es capaz de realizar apuestas con valor de forma regular, se convertirá en ganador en el largo plazo, pero no es una tarea sencilla, ni al alcance de cualquier tipster.